sábado, 12 de agosto de 2017

EL PASO DE LOS DIAS



El "tiempo" es un gran tramposo . Juega  a veces con nosotros al escondite, se muestra y se esconde para acabar siempre escapándose, porque es tan escurridizo que no lo podemos atrapar.


Quizás lo importante no sean las canas que van cubriendo nuestros cabellos, sino que no se nos llene de canas el alma. Mantener viva nuestra curiosidad y nuestra capacidad de sentir , de desear y de tener momentos de gozo.



A modo de personajes psicodramaticos, podria decir que El señor  " Tiempo" unido a la dama " Experiencia" ( que es una señora muy sabia) dan a la vida una riqueza y profundidad que antes no tuvimos, si hemos sabido aprender de ellos.



Entre el Pasado, El Presente  y el Futuro , hay un hilo muy fino que va hilvanando con cuidado, los trozos de nuestra vida. Cada cual tiene el suyo. Y a veces nuestros hilos se enredan y conviene desatarlos y otras se entrelazan formando maravillosos tejidos.



Entre todo ese hilar que va desarrollándose en el tiempo de nuestra vida, nos mecemos de una u otra manera, al ritmo y al compás que nos marca la vida, pero los pasos y el movimiento lo ponemos nosotros.

Beatríz Miralles. Psicóloga.
http://psicologabeamiralles.com/

jueves, 3 de agosto de 2017

CONJUGANDO EL VERBO AMAR: ALGÚN AMOR QUE NOS DE VIDA.



Buscando otros significados a la palabra "conjugar", e incluso dándole la vuelta  podría ser también " jugar con".Quizás de eso se trata de poder "jugar" , no en el sentido de algo superficial y poco profundo, sino en el sentido en que el "juego" significa en el psicodrama, de "poner en juego", de actuar o poner en práctica una serie de sentimientos, de expresarlos con nuestra forma de comportarnos con la persona amada.



 Toda práctica humana implica aceptar ciertas reglas intersubjetivas. El respeto mutuo debería ser una de ellas. Es necesario algún tipo de negociación de ciertas reglas de "juego" , de aquello que cada cual entiende por respetar y ser respetado ( y que ha ido aprendiendo a lo largo de la infancia  en las experiencias vividas con las personas de  su entorno cercano). 


No todo vale, ni en el Amor ni en las Relaciones Humanas en general,por mas que nos bombardeen con mensajes de Amor sin limites. Es cierto que cuando amamos podemos ser capaces de superar muchos obstaculos en la vida que creiamos insalvables, pero eso no significa la no aceptacion de ciertos limites .Cuando se sobrepasan los límites, es fundamental un periodo de reflexión, si es posible o de distancia temporal o definitiva segun los casos, para poder intentar tomar conciencia de lo que esta pasando.Cuando alguien se siente desbordado por la situación, sera entonces necesario buscar ayuda profesional que permita mediar en la situación de conflicto y evitar males mayores.



Me viene a la cabeza una reproducción de Picasso, en la que un rostro de mujer que parece derramar unas lágrimas y una paloma junto a ella.




Cuando pienso en la palabra  Amor,  creo que es una palabra tan usada y a veces malgastada, que habría que emplearla  con mucho cuidado.Cuando una palabra es  utilizada con muchos  sentidos diferentes, o cuando se dice pero luego se desmiente con los actos, se corre el riesgo de vaciarla de contenido. No se puede "maltratar o matar por Amor", se maltrata o se mata por odio, rabia, resentimiento, celos, envidia, sadismo ( gozar del sufrimiento ajeno) o por enajenación mental, lo cual son emociones,sentimientos y estados muy diferentes al Amor.




Quizás la palabra Amor la entendería  como una forma de estar con "los otros" a los que amo, concediéndoles libertad, que en eso consiste esencialmente el acto de amar. ¡Pero qué complicado es desprenderse de ese afán de poseer al otro¡. 


 Cuando intentas retenerlo amarrado a tus propios deseos, es cuando lo destruyes. Y no se destruye lo que se ama. 



¡Sin embargo, que difícil es Amar!




Creo que amar no puede ser sucumbir a una relación de poder en el que se busca someter o ser sometidos de muy diversas formas, a veces sutiles y solapadas y otras con notoria evidencia. 


Aunque es cierto que en las relaciones humanas existen relaciones de poder, si se convierten en la parte fundamental de la relación,  algo esta pasando  que habría que replantearse.



Tal vez  amar pudiera ser intentar ver al otro como  "otro" , y no desde mis propios deseos. ¡Pero que arduo es eso¡ Requiere intentar ver al "Otro" como diferente a mí, y por tanto con deseos y necesidades propias, en lugar de verlo como me gustaría que fuera.


Si me atreviera a expresarlo, lo cual es enormemente complejo, diría que tiene que ver mas con el encuentro de dos personas que se sienten cómplices en la vida y saben compartir "el juego de los deseos y de las decepciones", pues ninguna relación humana está exenta de conflictos. Ambos sentimientos forman parte de nuestra vida.


En los momentos de desespero y de dolor, esa visión de alegria y vitalidad que acompaña al acto de Amar parece haberse desvanecido y la percepción de lo que nos rodea esta impregnada del color de la tristeza.También hay que escuchar la tristeza y la rabia, permitírsela sentir para tomar conciencia de la emoción sin culpabilizarnos y poder analizar que nos esta pasando. Sentirlo no significa dejarnos llevar ciegamente por ello, sino asumir la responsabilidad de lo que sentimos para poder trasformarlo o disolverlo de alguna manera. Cuando negamos nuestras emociones , estas no desaparecen, siguen actuando en nuestra vida, pero lo hacen de forma inconsciente, con lo cual no podemos manejarlas. 



Quizás nunca acabamos de conocernos del todo, ni tampoco a los demás. Siempre está presente esa  "otra" u " otro" que nos acompaña en nuestro interior, ese dialogo interno con ese lado desconocido que nos habita, algunos le llaman Inconsciente.

No se trata de dejarnos seducir por la "magia" del "ilusionista", ni de dejarnos embaucar por "espejismos", sino de aceptar aquellos aspectos que no nos gustan de la realidad y que no podemos cambiar, y aún así poder detenernos a contemplar la dulce presencia de todo lo que hay de bello y hermoso en la vida, y en  las personas que amamos. Esa puede ser la "magia" de la propia existencia.

Algunos a eso lo llaman " presencia divina" , creo que la divinidad  puede estar también en nuestra forma de mirar y percibir la vida y todo lo que nos rodea.

Beatríz Miralles.Psicóloga.
http://psicologabeamiralles.com/

SALIR DE CASA: LA VUELTA A UNA NUEVA REALIDAD.

JUGANDO CON NUESTRAS MASCARAS En España hemos entrado en una nueva etapa de nuestra vida en tiempos de Pandemia. Y tendremos que ir reto...